.

Blog realizado desde un samsung galaxy S integramente. Asi que basicamente es un fotoblog.

Ruta el desafío 2012.


Siete de la mañana.- llevo despierto mas de una hora, son cosas de los nervios, como siempre que voy a tener un día importante.
Me dispongo a realizar una prueba motera por primera vez en mi vida. La mecánica de la prueba consiste en realizar un recorrido desconocido hasta el momento de la salida, llevando a cabo diversas actividades, sacando fotografías de lugares determinados para demostrar que has estado allí, y pasando por diversos puntos de control que se abren y cierran a determinadas horas, con lo que debes mantener un ritmo de avance constante.

En un principio pensaba llevar a cabo este evento con mi amigo Jorje, y recorrer los dos juntos el camino, fuese el que fuese. Pero mis amigos jartibles nos invitaron a acompañarles y hacer un grupo mas grande, por lo que aceptamos su oferta.

Siete y media de la mañana.- Duchado y me voy a por la burrita al garaje. Con los nervios de los últimos preparativos me doy cuenta de dos cosas:
1º- Me he llevado en la mano las toallitas húmedas del bater ¿?¿?¿?
2º- Me he bajado al garaje con las babuchas........ hay que joderse con los nervios.......

Ocho menos cuarto.- He quedado a las 8 y necesito repostar antes, salgo del garaje y pongo rueda a la BP de detrás del hospital de Pto Real el mas cercano al punto de salida. Allí me encuentro a Gabi con su hornet, uno de mis jartibles, que no se cansa nunca de moto. “ Venga Gabi que hemos quedado a las ocho, aligeraaaaaa” Finalmente objetivo conseguido a las ocho menos un minuto entrando en el hotel.


Paso a la verificación y la entrega de dorsales. Como conozco a algunos organizadores, me paro a charlar un poco con ellos ( a ver si sueltan prenda) y todos me van diciendo “ ¿Aun estas aquí?? No te va a dar tiempo a acabar la prueba” “ Que vais muy tarde”. Con esto los nervios empiezan a darme la lata.

Encuentro a mis colegas los jartibles:
--Manolo y Mari, en su Bandit, que luego descubriría que le ha quitado el faro a su moto y en su lugar ha puesto el foco de un estadio.
--Javi y Amparo, con su GS que no hay que decir mas los que tienen una lo saben, y los que no la tienen la envidian.
--Gabi y su hija, con su Fazer, equipados hasta los dientes y como siempre de muy buen humor.
--Rafa y Sara., con la Bandit que tiene un disco alabeado, pero bueno, para una rutilla de nada....
--Gabi con su Hornet roja, super motivado como siempre.
--Jorje con su Fazer del año 92 ( estamos pendientes del carbono 14 para confirmar su edad) que tenia la amabilidad de hacerme de mochilero, y me llevaba los tiestos y agradecidisimo le quedo. Ademas le había dejado uno de mis cascos con intercomunicadores para ir comentando sobre la marcha.

Bueno pues el grupo estaba listo, todos teníamos los ingredientes de la prueba de habilidad, que consistía en que a cada uno de los participantes nos habían dado un tupper con dos huevos dentro, y debíamos llevarlos con nosotros y entregarlos de nuevo si que se rompieran.

Arrancamos motores y primer vistazo al road book, lo miro y pienso “Joder nos ha tocado la lotería” el camino hasta el primer control lo tenia impreso en mi ADN “ esto esta chupado” aviso a la gente y me pongo primero a tirar.

Pasamos por el Pedroso, Paterna, Alcalá ( aprovechamos para volar un poco en el puente) y del tirón a Puerto Galiz, a desayunar.

Cuando llegamos a Pto Galiz, descubrimos dos cosas, una que no habíamos madrugado mucho, estaba aquello a reventar de motos y de gente, encontramos una mesa al fondo y nos ponemos a esperar, mientras discutimos quien de nosotros era el topo, ya que sabíamos que la organización tenia infiltrados que informarían del uso de GPS o de otras ayudas electrónicas o el uso de atajos. Y en plena discusión, nos llevamos dos sorpresas, una ¡¡Nos habíamos olvidado de Javi y Silvia!! que venían con su versys, y nos pillaron en la venta ( con lo que todas las sospechas de topismo recayeron sobre ellos) y dos no había servicio de camareros, por lo que teníamos que levantarnos nosotros a por el desayuno.



Bueno, después de la rica tostada y el cafelito, tiramos por el mojón de la vivora, en busca de un camino forestal que yo conocía por rutas anteriores y que era donde se ocultaba el primer punto de control de la organización. Así que Javi se puso delante y como es una carretera muy sinuosa e incita a ello, se puso a imprimir un ritmo alegre, y yo me dejaba llevar por el. Paramos en el cruce de Ubrique para reagruparnos y desde allí seguía yo en cabeza para no pasarnos el desvío, ya que no esta señalizado. Así que un poco de sol, que bonito esta el cielo, mira los arboles y como si nada allí que nos plantamos.






Llegamos media hora después de que se abriera el punto de control, lo que nos animó bastante. Íbamos muy bien de tiempo. Sellamos el pasaporte y ale todos para El Colmenar, desde allí subimos a buscar la carretera de Algeciras a Ronda y buscando Algatocin. Paramos a repostar en Gaucin, sin saber como íbamos de tiempo, ya que teníamos un buen trecho hasta el siguiente punto de control.













Desde Algatocin, fuimos a buscar el pueblo de Genalguacil, que es refugio de artistas, y llenan el pequeño pueblecito, que crece colgado de las montañas, asomado a un frondoso valle todo el blanco y lleno de estatuas ( monumentos como decía mi Jorje) y fachadas pintadas, todo muy bonito. Al llegar al pueblo, nos recibió un policía local de los mas pintoresco, que nos saludaba efusivamente a todos los moteros, que íbamos llegando en grupos y nos indicaba por donde tirar, ya que teníamos que encontrar la escultura de una viejecita y hacernos una foto con ella.











Abandonamos este precioso pueblecito, y comenzamos un tramo aventurero, con unos cuatro kilómetros de pista de tierra, donde ya empezaba yo a maldecir todas las piedras mas grandes que una lenteja, ya que con mi pobre K iba dando unos trallazos y unos botes que me saltaban los empastes. Así que nada, suspensiones en modo confort y por lo menos un poco menos dura era la tortura. No digo nada de la cara que se me quedó viendo a Jorje por la pista de tierra, ganando terreno y adelantando a otros grupos de moteros, y yo allí tragando polvo y escupiendo maldiciones.









No fue nada extraño cuando vi pasar a Javi con su GS bailando y con una sonrisa de oreja a oreja, (Camarero una ración doble de envidia por favor).

Finalmente esos cuatro kilómetros se terminaron. Y en algún lugar de ellos deben estar los plomos de mis ruedas..... Y habíamos bajado hasta el fondo de un profundo valle, que alzaba ante nosotros infinitas paredes de pinos, a través de los cuales se intuía una carretera que trepaba y se retorcía subiendo mas y mas.








Un asfalto negro como el carbón, con buen agarre, y ese olor profundo del alquitrán aun fresco nos acompañaba en un ascenso constante, mientras nos arropaban las ramas de miles de pinos que apuntaban con sus ramas al cielo mas azul del universo. Era un día de moto perfecto.







Al final, de tanto subir, llegamos a lo mas alto de la montaña, donde ante nosotros se abrió la costa del sol, con todo el esplendor de su nombre, ante un día completamente despejado, teníamos a nuestros pies el cielo azul, el mar inmenso y toda la costa del sol, de una punta a otra, sin bruma, ni nubes, nada que entorpeciese una visión tan impresionante, veías la costa de un lado a otro hasta donde podía alcanzar tu vista. Y comenzamos el descenso.




Jorje seguía en cabeza, seguido de Rafa y por mi. El ritmo era bueno, y me permitía en ocasiones recrearme en los fantásticos paisajes que recorríamos, pegados a la falda de la montaña por un lado y abiertos al mar y al cielo por el otro. En algunas de las curvas de derechas, si eran muy pronunciadas, a tu izquierda solo veías el azul del cielo, y daba la impresión de que rodábamos sobre las nubes y el mar, era como volar con nuestras motos.

Poco a poco fuimos descendiendo y el paisaje se fue urbanizando, hasta que sin darnos cuenta habíamos llegado al segundo punto de control, donde nos recibió Er_Picha a la voz de “Que vais retrasados”, miramos la hora y faltaba solo media hora para cerrar el punto de verificación Por lo que foto de la vieja y venga pegatinas para el pasaporte, que vamos tarde.


¿ Y el pasaporte??


mmm ¿ que son todas estas flechas??



El siguiente sitio a visitar no estaba muy lejos, se trataba de Monda, y hasta la carretera de Ojen, la navegación era libre. Una vez mas Jorje sabia por donde era, así que se puso el primero y nos sacó de estepona y por la autovía a ritmo alegre hasta que “!! Jorje que te pasas la salidaaaaa!!” le grité, porque no se había dado cuenta y la pilló in extremis esquivando conos de la autovía jeje. ( desde luegooooo).

Javi se puso en esa ocasión en cabeza, y como conocía bien la carretera de Ojen, pues otra vez a relajarme, me puse penúltimo del grupo, relajado y disfrutando de la carretera, cuando poco a poco el ritmo comenzó a aumentar, y esque la carretera se había convertido en una sucesión de rapidísimos curvones con dos carriles para nosotros solos, así, que nada nada, a disfrutar un poco, y dando gas, sintiendo como mi maquina estiraba el motor entre los curvones y como aguantaba en las trazadas, cuando me di cuenta, estaba detrás de Gabi con su fazer. Un tramo muy divertido y rápido Seguimos adelante con Silvia manejando el libro de rutas e indicando a Javi los desvíos Llegamos al tercer punto de control con una hora de margen, estábamos de nuevo en tiempo.

Era el momento de relajarse, así que nos paramos en la localidad de Monda y encontramos un antiguo lavadero, y a la sombrita nos comimos nuestros bocatas y refrescos, que eran casi las cuatro de la tarde y solo teníamos en el estomago la tostada de las nueve de la mañana.



no es lo que parece, estaba mandando un SmS....


Después de recuperar fuerzas y comentar lo bonito que estaba siendo el día, tocaba moverse, que aun teníamos tres puntos mas de control con varias pruebas, así que debíamos ponernos las pilas, ya que temía que nos pillara la noche.



Siguiendo las indicaciones y tras algunas confusiones, atravesamos las localidades de Guaro, Alozaina y Yunquera, para llegar por fin a El Burgo donde debíamos visitar la oficina de turismo y allí nos dieron instrucciones, debíamos localizar un mirador cercanos y hacernos una foto con el monumento al guarda forestal que había allí. Ademas, dentro de la localidad debíamos encontrar el monumento a un famoso bandolero que fue abatido allí por robar una escopeta.






Ya se notaba el cansancio, así que después de localizar al bandolero, sonsacamos a las muchachas que trabajaban en la oficina, la ubicación del mirador.




Nos tomamos un café rápido rápido, tan rápido que Sara terminó estresada, y no era por la cafeína.... Y a escalar otro puerto con nuestras monturas buscando al guarda famoso.



Finalmente llegamos al lugar, y había que aparcar las motos y hacer un tramo andando, lo cual, con el cansancio acumulado y mi habitual reticencia a dar mas de treinta pasos seguidos, pues me supo un poco a tortura, pero las vistas del mirador eran estupendas.


+



Con las fotos en el bolsillo, pusimos rueda a nuestro siguiente desafío, localizar la entrada a la pista forestal que nos daría el sello mas codiciado, el off road. Después de unas dudas y de ver a un nutrido grupo de moteros con trail dándose la vuelta y haciéndonos señales, llegamos, en mi caso un poco acojonado, al principio del carril.

Allí la primera en la frente, unos compañeros con una GS se habían caído y se habían lesionado, el camino estaba cortado ya que debíamos esperar a que saliese la ambulancia y la Guardia Civil que estaban auxiliando a los heridos. Según nos contaron era una pareja de Madrid, y se les había caído la moto encima. El tenia varias costillas rotas, y ella una fractura de tibia y peroné. Vimos salir al ambulancia y con ese animo y entre nerviosos y acojonados comenzamos la senda, teníamos catorce kilómetros por delante.

La ruta al principio no estaba tan mal, con mucho polvo, pero el firme no era del todo malo, Silvia seguía indicando a Javi el camino, y menos mal, porque yo iba viendo cruces y mas cruces, “ Como nos equivoquemos en alguno, acabamos canibalizandonos en la sierra de las narices”.






Pero picha.... donde estamos¿?¿?




Pero poco a poco el camino fue empeorando hasta que al final llegamos a una larguísima bajada, donde el agua había destrozado el carril, llenándolo de grietas y sacando enormes piedras. Cada uno lo bajamos como pudimos, poco a poco en punto muerto algunos, con los pies en el suelo, y paso a paso hasta llegar abajo.










por favó que no se nos haga de noche....
no ni ná



Cuando lo conseguimos bajar todos, paramos un rato para recuperarnos de los nervios pasados. En ese momento apareció por allí Juanma de la organización a lomos de su Sueprtenere, mas feliz que una perdiz el tío No sabíamos si abrazarlo o estrangularlo. Pero claro, Aquello era voluntario, así que a recomponerse.



Nos comentó que eramos los últimos que dejaban pasar por allí, ya que anochecería pronto, y efectivamente quedaba poco para que cerraran el control de paso, así que otra vez montados en las burras y con el pincho del tiempo en la garganta seguimos adelante por el camino buscando el control. Llegamos a él cinco minutos antes del cierre. Y allí tenían otra sorpresa para nosotros.


--A mi espalda tengo el camino mas largo, y a mi izquierda el mas corto, pero tiene una sorpresa. Así que cual elegís-- Nos dijo la chica del control. Yo en ese momento ya sabia que la sorpresa no seria una furgoneta con remolque para motos, así que me imaginaba que seria agua. ..

Por supuesto elegimos la sorpresa. No íbamos a ser unas nenazas, sobre todo porque eran quinientos metros de carril y podíamos ver la carretera desde allí, Al descender, la sorpresa, tal y como había imaginado era agua. ¡¡¡Un puñetero río!!! no un charco o un poco de barro o una zona de hormigón mojada, no, era  un río con sus piedras y sus corrientes y el agua por la rodilla.

Con precaución me acerqué al río con la moto, para ver como Jorje se metía en el y de milagro no se fue al agua, las piedras tenían verdín, y resbalaba “ Dios mio, no puedo pasar por ahí”, pensaba mientras me aferraba a los semimanillares de mi maquina, viendo en mi mente como me iba al agua y hacia trizas mi carenado. El miedo me atenazaba.

El siguiente fue Javi con su GS, que tampoco lo tuvo fácil del todo, por lo que mi miedo creció aun mas. Por lo que decidí hacer lo mejor en esos casos. Metí primera y dije “ Al carajo” tire hacia adelante, y no se como conseguí llegar al otro lado, mientras los demás se iban animando y todos conseguimos pasar el río con nuestras motos de carretera.

Esto hizo que estalláramos de alegría empezando todos a gritar y a tocar los cláxones dando acelerones y botes sobre los asientos. Y mas satisfechos que nadie continuamos el camino. Ya se hacia de noche y todavía nos quedaba un largo camino.

Nos dirigíamos a Setenil de las Bodegas, donde aun debíamos cubrir un ultimo punto histórico, haciéndonos una fotografía en la C/ Gibraltar Español ( je je ) y con ella debíamos enfilar a Montecorto. Donde llegamos ya de noche, y cinco minutos antes del cierre del punto de control.






Allí, y ya de noche nos dieron la alegría del fin de fiesta, en plena noche debíamos enfilar hacia Grazalema y desde allí llegar a Zahara de la Sierra a través del puerto de las palomas. Y casi no teníamos tiempo. Yo de noche, como la carretera no ofrezca buenas referencias, no veo nada de nada, así que con un estress increíble por mi parte, cogí la rueda del primero, que era Javi con su versys una vez mas, y comenzamos a buscar Grazalema. La cuestión era que no podía despegarme de el, o poco a poco lo iría perdiendo en la oscuridad y me quedaría solo, por lo que haciendo de tripas corazón, y apartando el cansancio, me concentre al máximo en no perder su rueda mientras el tío rodaba por allí como si fuesen las once de la mañana ( al menos para mi, claro).


Después de un millón de curvas, llegamos a Grazalema, y allí tomó el relevo Jorje que se conocía el puerto de las palomas muy bien. Y así seguimos, con Jorje en cabeza, seguido de Manolo con su Bandit y sus increíbles faros, y después yo, buscando la luz con mas ansia que las polillas.
Mientras íbamos bajando, le comente a mi colega Jorje, que yo nunca había pasado por el puerto de las palomas, por lo que durante el trayecto estuvo comentándome lo impresionantes que eran los barrancos que teníamos a los lados, contribuyendo amablemente a subirme dos o tres puntos mas la presión sanguínea Y para colmo seguíamos pillados de hora.


Al final conseguimos llegar al control cinco minutos antes del cierre, pese a ser noche cerrada, nos alegramos muchísimo, pero nos comentaron que para completar, debíamos llegar a Pto Real antes de las 10:30 de la noche. Estábamos a 130 kilómetros en plena noche y teníamos una hora.
Teníamos que salir a la carretera nacional, y llegar hasta Arcos para poder coger la autovía y después la autopista. Así que ultimo repostaje y a dar gas.

En esta ocasión me puse yo delante, ya que en nacionales y autovías no tengo problemas con la visión Jaleado en todo momento por mi colega Jorje que venia detrás de mi, fuimos tirando todo lo que pudimos, con un ojo en la carretera y otro en el reloj.

Conseguimos llegar a la Autopista a las diez y cuarto de la noche, teníamos solo quince minutos y mucho cansancio, ademas hacia bastante frío.

Seguimos tirando fuerte en el ultimo esfuerzo para llegar a tiempo, y finalmente logramos entrar en el hotel a las diez y veintinueve. Por lo que nos sobró todo un minuto para empezar a gritar y a abrazarnos unos a otros locos de alegría, lo habíamos logrado.

A modo de resumen solo me cabe decir que ha sido un gran cumulo de experiencias, y que lo repetiria mañana mismo, por supuesto cambiando los recorridos, porque la mezcla de asombro y excitacion que produce una carretera cuando la recorres por primera vez no se puede repetir.

Me siento muy afortunado de haber podido formar parte de un grupo de moteros tan tan estupendos, que pese al frio, al calor, al polvo, al cansancio y a todo lo que pasamos; en ningun momento dio muestras de fatiga o descontento, sino todo lo contrario, todo era union, animos y optimismo. Sois geniales chicos.

Finalmente agradecer a Lolo y a Sara las fotos que han sacado, ya que la gran mayoria de las que ilustran esta cronica son de ellos. Muchas gracias.

¿ Y el desafio 2013 para cuando??



3 comentarios:

Juanma dijo...

Pedazo de cronica que te has currao. Te aseguro que me he divertido tanto leyendola como tu haciendo el desafio.

Ya estamos manos a la obra con el siguiente desafio buscando nuevas rutas con mas sorpresas y aventuras. Un nuevo reto El Desafio 2013.

Anónimo dijo...

Me ha encantado leer lo bien que lo pasasteis ese dia, con tantos detalles y tantas emociones...
Me alegro que me hicieseis caso y eligierais la sorpresa, a los demas que pasaron antes que vosotros, no les dimos opcion y los mandamos para el rio, jejeje.
Espero que el año que viene lo disfruteis tanto como este.

P11 dijo...

buena crónica! aquí todavia no tenias la rojita.

Con la tecnología de Blogger.

OveR

OveR
La Ruta

Seguidores

Archivo del blog

About

Blogroll