.

Blog realizado desde un samsung galaxy S integramente. Asi que basicamente es un fotoblog.

Son las cinco de la mañana. Suena el despertador pero no es necesario, el repiqueteo de las gotas que suenan con fuerza contra las ventanas de mi dormitorio hace rato que me han despertado. 

Llueve a cantaros, como se esperaba.


Ayer por la tarde, y durante toda la ultima semana, el tiempo era  el tema central de conversación para los participantes en El Desafío 2013. Se esperaban fuertes chubascos en la provincia de Cadiz y alrededores. Como alrededores, los participantes del desafío debemos entender todo lo que entre en un radio de cuatrocientos kilómetros de Cadiz, al menos. 


Además también se esperaban vientos de mas de 50 km/h. Si  piensas salir a la calle, no te servirá de nada un paraguas vamos. 


Por todas partes en el Café Copas Box de Puerto Real se escuchaban comentarios acerca de trajes de agua, siliconas y todo tipo de inventos waterproof. Ademas de anécdotas y consejos múltiples que saltaban de un corrillo a otro. Los Moteros Gaditanos habían convocado a los participantes de esta edición en el Box para proceder a la entrega de la bolsa de bienvenida, la camiseta y demás artículos.




 Se iban dejando caer por allí los participantes y se ambientaba aquello. Poco a poco se llenaba con caras familiares, abrazos efusivos, y muchas risas, algunas nerviosas, ya que esta edición ha crecido en numero de participantes hasta los 300. Según ví por allí  aparte de algún trotamundos ilustre que se dejaba ver, como el escritor y aventurero Miquel Silvestre. También se sabia que El Búfalo, aventurero puertorealeño que acaba de regresar de hacer la panamericana, participaría con el dorsal Nº 001.


Este año, pese a mis esfuerzos  por sonsacar información, el destino y la ruta eran todo un misterio. Teníamos habitaciones reservadas en varios hoteles, pero desconocíamos por completo donde se hallaban estos. Y no hubo forma de pillar a nadie del motoclub organizador en un renuncio que me diera alguna pista. Solo  tenia un palpito que me decía que este año tocábamos Huelva, pero no era seguro. 

Me levanto de la cama acompañado por el sonido de la lluvia al caer. 

Café, creo que lo voy a necesitar.

Un vistazo a las paginas del tiempo, y a los radares de lluvia de la zona. Parece que se confirman las previsiones, esta cayendo la grande. 


Mejor me doy prisa que hemos quedado en el punto de salida a las seis de la mañana y el ultimo le paga el desayuno a los demás.... Me preparo, ultimo repaso al equipaje, todo impermeabilizado, mi cordura de la buena, repuestos, antigripales.... todo en orden, abro la puerta del garaje y me dispongo a salir.


¿? Ha parado de llover??? Genial, odio salir lloviendo, si me empieza a llover en ruta me da un poco lo mismo, pero salir con el agua me da un bajonazo tremendo. Así que me animo un poco mientras voy acercándome al hotel Puertobahia en Valdelagrana, donde teníamos la inspección del vehículo, la entrega de dorsales y el ansiado libro de ruta.  Aprovecho el recorrido para pillar bien la emisora de radio, que el día sera largo y mejor con algo de música. Y dejo que las rachas de viento me acerquen a mi destino.




Una vez en el lugar, soy el tercero en llegar. Bien!! ya no pago yo el desayuno. Recogemos las cosas, pasamos la verificación y a las 7:00 nos dan la salida del parque cerrado. !!ESTO EMPIEZA!! y como siempre  la frase " Venga venga que ya vamos  tarde". Salimos y a los 300 metros parada para repostar....no me lo puedo creer, dos sin repostar. 





El día va clareando, y la ruta nos lleva con facilidad a los alrededores de Sanlucar de Barrameda, donde tras un par de titubeos, entramos en el Coto de Doñana, a través de un camino forestal que con las lluvias y demás no estaba en muy buenas condiciones para mi montura, pero los traileros iban todos como niños chicos, había que tener mil ojos porque los tíos iban como misiles por allí, volando sobre los charcos y socavones.  El lugar era precioso, entre pinares empapados por la lluvia caída y desprendiendo unos aromas frescos que hacían a uno sentirse muy bien. Para colmo la única emisora que se pillaba era canal fiesta radio, una emisora de sevillanas y flamenco. De un momento a otro me imaginaba que aparecería por allí la Pantoja o la Maria del Monte a lomos de un caballo blanco o algo. Muy bonito.







Este lugar es el comienzo de la ruta del practico, que dicho sea de paso estaba impracticable. Dicha ruta transcurre paralela al río guadalquivir,aparte del entorno increíble del coto de doñana y el río guadalquivir, se pueden apreciar algunas explotaciones arroceras que hay en la zona.








 Muy bonito todo esto con la luz del amanecer. Cuando encontramos signos de civilización, nos metimos del tirón a desayunar, un cafelito y un mollete rico rico con zurrapa buena buena. Ya teníamos recorridos mas de 80 kilómetros y estábamos en Coria del Rio. Lugar al que llegamos atravesando el Guadalquivir en unas barcazas.














Tras esperar nuestro turno, cruzamos el río y continuamos. Esta vez desde Coria a aznalcazar y de allí,  hacia Hinojos. Donde nos adentraríamos una vez mas en zona del coto de Doñana, y vuelta a los pinares. Llevábamos ya unas pocas horas, pero con la belleza del entorno íbamos tela de relajados y no nos dábamos ni cuenta.  Pronto los pinares dieron paso a kilómetros y kilómetros de invernaderos en los que se cultivan fresas. Tras impedir en varias ocasiones que Jorje subiera a la moto a las jornaleras que se encontraba por el camino, conseguimos llegar a Almonte. Allí paramos cinco minutos y repostamos, que la llevábamos mas de 200 km, y era ¡La una y media!!.




Se me vino el mundo encima. Seis horas y media sobre la moto para doscientos kilómetros. Así no llegaríamos nunca a los controles de paso. Necesitabamos incrementar un poquito el ritmo. Me entraron ganas de abandonar allí mismo, ya que la ruta hasta el momento había sido terrible para mi K-1200-S, todos los de mi grupo íbamos en motos de carretera, así que las zonas anteriores nos habían dejado molidos y nos retrasamos muchísimo.  Y para colmo nos hemos ido parando a oler las flores por los pinares de Huelva....





Con esas estaba yo, cuando nuestros avezados navegantes nos dan unas pinceladas de lo que tenemos por delante. Bollullos, La Palma del Condado y a Zalamea la Real a cruzando el río tinto....hummmm comienzan las curvas.... pues ahora no podemos rendirnos.








En un momento y después de unos cuantos cruces comenzamos a trazar la HV-5131, a través de pequeños valles al fondo de los cuales fluían unos ríos sinuosos, con tantas curvas como las carreteras por las que avanzábamos. Rápidamente entramos en la HV-5137 en busca de nuestro punto de control. En esta zona tuvimos nuestros mas y nuestros menos con un grupo de participantes portugueses,  los cuales demostraron unas estupendas habilidades en las zonas reviradas, manteniendo el tipo bastante bien. Y como somos buenos chicos nos mantuvimos tras ellos hasta  el punto de verificación, y allí, gracias a nuestra astucia, a que eramos menos y a que uno de ellos se pegó una papa al resbalar con el barro cuando estaba parando. Pudimos adelantarlos y ya no los vimos mas. Solo en algunos cruces y se les veía un tanto perdidos...
Tras esto, mi animo mejoró bastante y aunque nos quedaba tela, habíamos  remontado y ganábamos tiempo. Así que a buscar el siguiente punto de control...







Ahora tocaba buscar Zalamea la Real, la A-478 hacia Calañas, atravesando el río Odiel, y luego hacia Cabezas Rubio. Allí tuvimos un pequeño problema de orientación, porque habían cambiado la nomenclatura de alguna carretera. Así que decidimos pararnos a comer en  una gasolinera que encontramos. Culo al suelo, bocatas fuera y con un inmenso mapa/manta que traía Dani, nos pusimos a discutir y a llenar el mapa de migas y manchurrones de aceite... 







Al final dimos con la tecla, y directos al siguiente punto de verificación, donde nos dejamos liar, y volvimos a las pistas. Esta vez era mucho mejor que la zona de la mañana y hasta con mi moto se hacia mas o menos bien, suspensiones en modo confort y a armarse de paciencia, atravesando  la sierra pelada y el río aserrador por unas pistas de tierra prensada bastante accesibles. Cuarenta kilómetros de nada, lo cual nos ahorraba unos setenta mas o menos.  Eso si, la cara de Juanma cuando me vió aparecer por allí con la K no tenia precio jeje que se pensaba que este año no me vería. Ademas  allí estaba Miquel Silvestre sellando los pasaportes a los participantes, por lo que tenia un tonillo así como con mas glamour. 









Ya nos teníamos que dejar de tonterías que se nos acababa el día y aun teníamos por delante muchos kilómetros y la ruta de los castillos. La cosa consistía en pasar por un grupo de poblaciones y buscar el castillo que estas albergan haciéndote una foto  para demostrar que has estado allí. 











Comenzamos por Aroche, que estaba celebrando el carnaval, y  todo el pueblo andaba por la calle disfrazado. De allí, comenzamos una frenética carrera a la caza y captura de los castillos en las poblaciones de Encinasola, con dos castillos, Cumbres de San Bartolomé con dos castillos también. Después a Cumbres Mayores, y de allí a la carretera del miedo....





Esta carretera no es otra que la antigua N-435, la cual esta fuera de servicio, y por tanto carece de mantenimiento, así que parece que has viajado al futuro y que se ha terminado la civilización, y la naturaleza vuelve a reclamar lo suyo, destrozando el asfalto y con los arbustos y matorrales invadiendo la calzada. Muy estrecha, de trazado sinuoso y lenta, la verdad es que me lo pasé bien por ahí. Y en el control estaba mi colega Tony, pasando mucho frío y para quitárselo el jodido se dedicaba a abrazarnos a todos para entrar en calor... De allí, directos a la carretera del susto y deprisita que nos quedamos sin luz.


Una vez pasada esta, continuamos para bingo con los castillos, así que ponemos rueda a Cortegana y de allí a Almonaster a finalizar la ruta con su precioso castillo amurallado. Dentro del mismo hay una mezquita, pero como ya era de noche, nosotros nos inclinamos por una teteria que encontramos y que regentaba una simpática marroquí, la cual nos preparó un te moruno que estaba para morirse, y con el frío que empezábamos a tener, entraba que era una bendición. Después del Te,  y de arrastrar por los pies a mas de uno a la fría noche, continuamos ruta, que aun nos queda un buen trecho, pero esto ya esta chupao, y seguimos llegando bien a los controles.




Cogemos varias comarcales, ya con los últimos colores abandonando el cielo, siendo sustituido por una clara luna que sin ser llena del todo, si que pintaba de plata las carreteras por las que circulábamos a mas velocidad de lo que recomienda la prudencia en esas circunstancias, pero la experiencia es un grado y desde el desafío del año pasado, había practicado unas cuantas nocturnas y ya me sentía mucho mas cómodo trazando en la oscuridad..

Curvas curvas curvas y mas curvas, que no se acaban nunca y cuando ya estábamos hartitos de curvas llegamos a Aracena, capital oficiosa de la sierra de Huelva. Dejamos tranquilos a los Cebolleros, ya que nuestro objetivo es Campofrio, a comprar salchichas.... Que va, no teníamos tiempo, teníamos que buscar la plaza de toros, que era el punto histórico y cuando lo encontramos eran pasadas las nueve de la noche. Casi nada.



Desde este punto, teníamos que llegar a Minas de Río Tinto, por la A-461, atravesando el  embalse de Gossán,  pero como era de noche pues una pena. Eso si Frío no hacia, hacia lo siguiente. En mi moto veía la alarma de hielo encendida y el termómetro me marcaba dos grados sobre cero. 


Avanzamos hacia Nerva, buscando ya el final de nuestra aventura. Una vez allí  y por la A-476 nos acercamos al Castillo de las Guardas, para incorporarnos a la N-433 con destino a Arroyo de la Plata. Donde conseguimos llegar al penúltimo punto de control a las 22:30  cuando lo cerraban. Y escuchabamos nuestra frase favorita " Venga que vais tarde" para no perder las buenas costumbres, allí presentamos las pruebas de paso y por fin ponemos rumbo al hotel.


Con la moral por las nubes, ya que pese al frío  tan tremendo que hacia, al dolor tan grande de muñecas que tenia  y a las quince horas de ruta que llevábamos a las espaldas, estaba saliendo todo bastante bien. Y sabia que se acercaba el punto final. Y desde allí, la cosa era muy sencilla para cualquiera acostumbrado a transitar por la sierra de Aracena. A buscar la venta del Alto, de allí a la Autovía de la Plata y a buscar la Algaba. 


Así dicho parece una tontería, pero con el frío intenso, la noche y las horas que llevábamos en lo alto, se hizo muy muy largo. Un amigo mio siempre dice que la distancia es relativa, y que el frío o la oscuridad alargan las distancias. En este caso teníamos de las dos, y una buena ración de cada. El cansancio y el frío hacían mella en nosotros  y los últimos  kilómetros  parecían no pasar. 



Finalmente vimos aparecer el hotel que marcaba el final de la ruta. Entramos en el mismo con las manos heladas, pero con el corazón inflamado. Y una sonrisa de oreja a oreja. Nos plantamos en la mesa de verificación y con toda nuestra alegría presentamos nuestros pasaportes, presentamos las fotos que faltaban y vimos como en un momento nuestra tarjeta se llenaba con sellos  y con ello obteníamos nuestra merecida recompensa... .LA CENA!!!



Y allí nos sentamos con un buen plato de sopa por delante, y un montón de amigos alrededor, de nuevo resonaban las carcajadas y los abrazos. Las bromas y las anécdotas flotaban en el ambiente y por todas partes se veían sonrisas enormes y un brillo especial en los ojos de la gente, al recordar lo pasado en el día de hoy.  



El año que viene nos volveremos a ver. Por cierto de la lluvia nunca mas se supo, seguro que fue cosa de Er Picha.

PD: Agradecer a Silvia y a Mari Angeles su papel como navegantes, ya que gracias a ellas no nos saltábamos ni un desvío. También a mis compañeros de aventuras, Jorje, Javi, Gabi y Dani ( junto con las anteriormente mencionadas) porque a lo largo de todo el dia, pese al todo, nadie se ha enfadado, ni quejado  sino todo lo contrario todo han sido ánimos y adelante. Gracias chicos, vosotros hacéis fácil lo imposible. 



PD2: Gracias a Mariola Rueda por dejarme usar sus fantásticas fotos para ilustrar partes de esta historia. Y Marriosky por lo mismo.  Sois todos un grupo increíble.






















6 comentarios:

Mariola dijo...

Genial cómo has descrito tu experiencia!!!!

silviaR dijo...

Wau!! Que buena crónica!!
Aqui sentada, junto al radiador, da gusto recordar el pasado sábado.
A dia de hoy (martes) todavia ando con secuelas de la pecha motera.Menos mal que mi Camaleon era quien me llevaba y me traía, que si no, hubiese plantado el bocata el la Algaida y...a ver flamencos!!

Muchísimas gracias a ti por dejar plasmados todos aquellos momentos en tus escritos y tus fotos.

El año que viene repito!!

MARRIOSKY dijo...

Enhorabuena por el relato. Nos vemos en Desafío 2014??

Er Dito dijo...

Buen relato compañero la verdad que la ruta y sus componentes merecen el esfuerzo.
V'sssss

Juanma dijo...

Gracias Over, por compartir tus vivencias con nosotros.
Un gran abrazo.
Juanma.

OveR mak dijo...

Gracias por leerlo, y espero que os haya gustado, en cuanto al 2014.... POR SUPUESTO!ª!! alli estaremos

Con la tecnología de Blogger.

OveR

OveR
La Ruta

Seguidores

About Me

Archivo del blog

About

Blogroll